Barrio del Carmen y sus Palacios

Un cóctel de historia y ocio

El Barrio del Carmen, que se sitúa en el extremo noroeste del casco histórico, es el más conocido de cuantos posee València. Recibe su nombre de la iglesia y el convento del Carmen Calzado y viene precedido por una bien merecida fama de edén para los amantes de la gastronomía y el ocio mediterráneo. Aunque la oferta de restauración y locales es inabarcable, este barrio es mucho más que eso. Estamos hablando de un área de Ciutat Vella con mil años de historia y con magníficos ejemplos de arquitectura medieval, un rico patrimonio artístico, centenares de anécdotas históricas y origen de un buen número de leyendas locales. Porque el Barrio del Carmen es una combinación perfecta de historia y ocio.  

Su historia. Hogar de los gremios más extraños 

En el siglo XI, recién terminada la muralla árabe, una zona que quedaba en el exterior de esta construcción poco a poco irá ganando en actividad agrícola. Se irán levantando algunas casas que se unen a las escasas alquerías existentes. Vivir extramuros explica que sea el lugar donde más visibles son hoy los restos de la fortificación islámica, pues el área creció a espaldas de la misma, preservándola e integrándola en sus edificaciones. Es el caso del lienzo y torre encontrados en las inmediaciones de las plazas del Ángel y de los Navarros, así como de la calle de la Cruz. O en el interior del horno Montaner

Image placeholder
Restos de la Muralla Árabe

 

Con la conquista por parte de Jaume I, el rey reparte entre sus huestes algunas de las viviendas de esa parte de la ciudad. La zona quedará enteramente bajo la protección de las murallas con la ampliación cristiana de estas, acometida en el siglo XIV. Desde entonces se convierte en refugio para gran parte de los gremios medievales, algunos de curiosas ocupaciones. Els blanquers (curtidores) dieron nombre a la zona de Blanqueries, els caputxers tenían el cometido de confeccionar las capuchas empleadas en los periodos de luto, pero solo els corredors d’orella se dedicaban a pregonar la anunciación de la Virgen. Els velluters (tejedores de terciopelo) tuvieron una importancia crucial, con los innumerables telares que poblaban València y que dieron origen al Colegio Mayor de la Seda, una institución que hoy se puede conocer visitando el museo de la seda. Por su parte, els traginers (arrieros) transportaban mercancías y personas fallecidas en sus carros (¡Ay!, la peste hacía estragos.), mientras que els cegos oracioners (también llamados paternosters) eran invidentes que entonaban canciones al ritmo de sus guitarras y vihuelas. ¡Vaya tropa! Seguro que ayudaron a conferir el toquecillo un tanto canalla del Barrio. 

Image placeholder
Telar Museso de la Seda

 

Recorre su patrimonio arquitectónico y cultural 

El barrio conserva varios de los mejores museos de la ciudad y algunas joyas arquitectónicas. Es el caso del conocido como Portal de la Valldigna, antigua entrada a la morería donde quedaron concentrados los musulmanes tras la toma de la ciudad a manos del Conqueridor.

Image placeholder
Portal de la Valldigna

 

La Iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir se ha convertido en un imprescindible de València desde que se recuperaron sus impresionantes pinturas murales en la bóveda, consideradas como la Capilla Sixtina valenciana.

Image placeholder
Iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir

 

El antiguo Convento del Carmen, origen etimológico de la denominación del barrio, ha sido transformado en el Centre del Carme, moderno centro museístico. Como también es de vanguardia el prestigioso Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). La Beneficencia, con sus magníficas colecciones de etnografía y prehistoria, completa el trío de grandes centros expositivos. ¡Qué curioso! Un área milenaria como esta alberga lo mejor que València ofrece en arte actual.

Image placeholder
Museo del Carmen

 

La visita reposada no puede dejar de lado un par de edificios del muy cercano barrio del Mercat. El edificio de la Lonja de la Seda, ejemplo único de estilo gótico civil y destacado como patrimonio de la humanidad por la Unesco, cautiva por las espectaculares columnas helicoidales de su Sala de Contratación y las gárgolas y figuras de sus fachadas.

Image placeholder
Lonja de la Seda

 

Otro punto de interés es el Mercado Central, gran santuario local de los productos de proximidad, entre decoraciones modernistas, y considerado el gran escaparate de alimentos frescos de Europa.

Image placeholder
Mercado Central

 

También acoge el Carmen las dos únicas puertas de acceso a la ciudad medieval que se conservan: la de Serranos y la de Quart. Antaño echaban el cierre tras la llegada de la noche y el repique de campanas que la anunciaba. Y a quien andaba en distracciones, no le tocaba otra que dormir “a la luna de València”. 

Image placeholder
Torres de Serranos

 

¿Sabías que el Santo Cáliz se encuentra en la Catedral de València? ¿Y que también alberga una de las más importantes obras pictóricas del primer Renacimiento Español? ¿Y que en su Museo Catedralicio puedes encontrar lienzos de Maella o Goya? Una subida al Miguelete o conocer la historia de la Virgen del Buen Parto son otras curiosidades que no debes perderte.

Image placeholder
Plaza de la Virgen

 

Una sucesión de plazas para disfrutar

El Barrio del Carmen, al igual que el conjunto de Ciutat Vella, presenta una sucesión de plazas que merece conocer y disfrutar. La de Manises alberga la sede del Gobierno autonómico valenciano, el Palau de la Generalitat, un edificio medieval de estilo gótico tardío, aunque bastante modificado a lo largo de los siglos.

Image placeholder

 

Contigua se encuentra la Plaza de la Virgen, que enmarca la Catedral, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y una de las fachadas y el coqueto jardín del Palau de la Generalitat. Cruzándola accederás al Centro Arqueológico de l’Almoina, auténtico kilómetro 0 de la ciudad y sus orígenes.

Image placeholder
Plaza de la Virgen

 

A un paso de aquí está la Plaza de la Reina, donde recae la portada barroca, o de los hierros, de la Catedral y el famoso campanario o Micalet, y desde la que se divisa la torre campanario de la iglesia de Santa Catalina.

Image placeholder
Plaza de la Reina

 

Precisamente, desde la parte posterior de este templo se accede a uno de los espacios más singulares de València: la Plaza Redonda. Se trata de un conjunto que alberga una gran oferta de tiendas de regalos y de restauración.

Image placeholder
Plaza redonda

 

No dejes de acercarte a la Plaza del Mercado, ni a la del Doctor Collado, a espaldas de la Lonja de la Seda, que siempre se encuentran muy animadas. Pero para animación, hasta experimentar la noche valenciana a tope, ninguna como la Plaza del Tossal. Disfruta de estas plazas en un alegre paseo o en sus soleadas terrazas.

Image placeholder
Plaza del Mercado

 

Curiosidades y otras sorpresas 

El Carmen es fuente inagotable de lugares curiosos y que no hay que dejar de conocer. Como L’Iber, el más destacado museo de miniaturas históricas del mundo, con más de 95.000 soldaditos de plomo y diferentes piezas expuestas. La Casa de las Rocas, sede de las carrozas que representan a monstruos y seres mitológicos que se sacan en procesión durante la celebración del Corpus. O la Casa de los Gatos, un hogar en miniatura para mininos en el número 9 de la calle Museo. Cuenta con todo lujo de detalles, como cortinas tras las ventanas, entrada principal, la fuente frente a la puerta... Junto a la curiosa casita, un cartel escrito en un azulejo recuerda la altura que alcanzaron las aguas desbordadas del río Turia en octubre de 1957 durante la gran riada. Las calles del Carmen, uno de los barrios más afectados, están repletas de recordatorios similares.

Image placeholder

 

También merece una visita los refugios antiaéreos de la Guerra Civil española, durante la que València llegó a ostentar casi un año la capitalidad de la II República, que se encuentran en el número 25 de la calle Serrans y número 37 de la calle Alta.

Image placeholder
Refugio antiaéreo Calle Alta

  

Y no te olvides de disfrutar de las manifestaciones de street art  que encontrarás a tu paso como  la Calle de los colores (Calle de Moret), una gran galería de arte urbano al aire libre. Y, ya de paso, encuentra los atzucacs (del árabe az-zuqâq, callejones sin salida), tan habituales en el entramado de callejuelas por el que estás paseando. Ahí van unas pistas: la parte trasera del restaurante L’Atzucac (Baix, 42), da a uno. La calle Cañete, es otro. Los demás, los buscas tú. 

Image placeholder
Calle de los colores

 

Tiendas y gastronomía para todos los paladares 

Mil años de barrio dan para mucha visita. Quizá sea el momento de comprar algún regalo antes de pensar en comer. Aquí hay una oferta de tiendas curiosas encabezada por el Mercado de Tapinería, que conjuga las propuestas de artesanía y moda local con un par de puestos gastronómicos. Pero si aprieta mucho el hambre, será cuestión de visitar el Mercado de Mossen Sorell, con alimentos de cercanía y unas paradas donde deleitarte con un buen vermut.

Image placeholder
Mercado de Tapinería

 

Es el primer paso para abrir boca y rematar la jugada en los buenos restaurantes que ofrece esta zona. Variedad y calidad.  Valgan algunos ejemplos: 

Image placeholder

(Plaza Forn de Sant Nicolau, 8). Gastronomía tradicional valenciana, de mercado y de temporada.

Ver más La Càbila
Image placeholder

(Calle Serranos, 22). Cocina típica de la tierra que apuesta por los arroces y otros platos mediterráneos de calidad. 

Ver más La Cigrona
Image placeholder

 (Guillem de Castro, 118). Herencias de la “nouvelle cuisine” francesa, fusionada con las aportaciones gastronómicas de las últimas décadas.  

Ver más Mascaraque
Image placeholder

(Samaniego, 6 -esq. Navellos-). Restaurante tradicional. Su especialidad, arroces y tapas típicas valencianas. 

Ver más Navellos
Image placeholder

 (Corretgería, 39). Auténtica cocina italiana en València: pizzas, pasta fresca artesanal y excelentes delicatesen del país transalpino. 

Ver más San Tommaso
Image placeholder

(Conquista, 3). Cuenta con dos zonas, una de barra para el tapeo y un comedor donde entregarse de pleno a su cocina de mercado de variopintas influencias.

Ver más Shiraz

Tardeo y noche del Carmen 

No hay mejor manera de concluir la visita por el Barrio del Carmen que disfrutando de su exuberante propuesta de ocio. Y es que el Carmen se ha convertido en centro neurálgico de la noche valenciana. Tras la riada de 1957, el barrio entró en declive, pero un par de décadas más tarde comenzó a revitalizarse con la aparición de pubs y locales de ocio. Sin duda, los jóvenes de la época se sentían atraídos por su poso milenario. El empuje de las reivindicaciones vecinales y la recuperación de antiguos palacios en estado de semi abandono como sede para instituciones oficiales ayudaron a consolidar ese renacer.  

Image placeholder
Barrio de el Carmen

 

Hoy en día, es punto clave en la ciudad en lo concerniente a la oferta de cafés, bares de copas y demás centros del buen vivir. Muchos están situados en la calle Roteros, en la calle Baja o en las inmediaciones de la Plaza del Tossal. Los tienes de todos los colores. Como el tradicional Café Negrito (Plaza del Negrito, 1), donde disfrutar de mojitos y otros cócteles. El vecino Ghecko (Plaza del Negrito, 2) es más madrugador, ya que ha apostado por el tardeo.

Image placeholder
Plaza del mercado

 

¿Que te va el jazz? No dejes de acudir al Jimmy Glass Jazz (Baja, 28), un prestigioso templo con reputación internacional. Si prefieres la psicodelia y el funky, lo tuyo es el Gong (Concordia, 3). Para el rock y buenos conciertos, mejor ir a Peter Rock (Quart, 26). Y si te va el rollo cultural aderezado con buena música en directo, un clásico de siempre, Radio City (Santa Teresa, 19). Únic Daily Goodness (Plaza Sant Jaume, 1) es también una apuesta por el eclecticismo y fusión de tendencias. Como ves, diversidad y emoción en el corazón de Ciutat Vella. Así es el Barrio del Carmen, un volcán de atractivos, mezcla de historia, patrimonio, supervivencia y noche. ¿Te quedarás sin probarlo? 

Cómo llegar

¿Dónde quieres ir?

Cerrar

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Image placeholder
Ruta a pie por el centro histórico
Image placeholder
10 visitas imprescindibles