Año Jubilar del Santo Cáliz

València celebra el año Jubilar del Santo Cáliz

 

A veces los grandes tesoros se guardan donde menos te lo esperas. La Capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia es uno de esos lugares. En ella se exhibe desde 1916 la copa que ha generado más leyendas, obras artísticas y literarias; y una de las reliquias más admiradas y aclamadas por la Iglesia Católica: el Santo Grial, custodiado desde 1437 en el reconditorio de la seo valenciana. Hasta su llegada al Palacio del Real de València en 1424 de mano del rey Alfonso el Magnánimo, la venerada pieza había ido cambiando de manos y de residencia a lo largo de los siglos en lo que constituye un interesante camino de peregrinaje.

Los datos arqueológicos, documentales y los históricos del viaje que realizó esta reliquia hasta recalar en la Catedral de València apuntan a que es el vaso que utilizó Jesucristo en la Última Cena. Los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI oficiaron misas con el Santo Cáliz de la seo en sus respectivas visitas a València en 1982 y 2006.

En 2015, el Papa Francisco concedió a València la celebración del Año Santo Jubilar que se repetirá cada cinco años en la ciudad del Turia, convirtiéndola en una de las ciudades santas del mundo. El último jueves de octubre de 2020 comenzará pues el segundo año jubilar del Santo Cáliz y València acogerá a todos aquellos peregrinos que deseen obtener la indulgencia plenaria en su Catedral.

 

 

Cómo llegó el Santo Cáliz a València

La copa que utilizó Jesucristo en la Última Cena fue llevada de Jerusalén a Roma por San Pedro y utilizada desde entonces por él y los sucesivos papas de la Iglesia en Roma en las celebraciones eucarísticas hasta el año 258, cuando el papa Sixto II, encargó a su diácono San Lorenzo que sacara el cáliz de Roma para protegerlo de la persecución del emperador Valeriano.

San Lorenzo hizo llegar la reliquia a Huesca, donde vivían sus padres. El cáliz acabó escondido en el monasterio de San Juan de la Peña y en 1399 es entregada por los monjes del monasterio al rey Martín I de Aragón, de quien se conservan tres cartas reclamando la reliquia insistentemente. Una vez en sus manos, Martín I llevó el grial a la capilla de su residencia en Zaragoza, el Palacio de la Alfajería. Y otro rey, Alfonso el Magnánimo, trasladó en 1424 el Santo Cáliz al Palacio Real de València, su residencia de entonces.

La conquista del reino de Nápoles supuso al Magnánimo costosas campañas militares para las que necesitó préstamos, uno de ellos contraído con la jerarquía eclesiástica. El rey lo avaló con todas sus reliquias, incluido el Santo Cáliz, que tuvo que entregar en 1437 para condonar su deuda con la iglesia. Fue conservado y venerado durante siglos entre las reliquias de la Catedral, y hasta el siglo XVIII se utilizó para contener la forma consagrada en el «monumento» del Jueves Santo, hasta que fue finalmente instalado en la antigua Sala Capitular, habilitada como Capilla del Santo Cáliz en el año 1916.

 

Qué puedes ver en la Capilla del Santo Cáliz

Entra por la Puerta de los Hierros de la Catedral y dirígete a la primera capilla que encontrarás a tu derecha. Para albergar semejante joya, la capilla del Santo Cáliz es una estancia sin grandes lujos ni estridencias, envuelta en sereno silencio. Tras el altar podrás contemplar, en una urna acristalada, esta misteriosa pieza de valor incalculable por todo lo que representa y los mitos y leyendas que ha generado a lo largo de la Historia.

Toma asiento en uno de los bancos de la capilla y detente a contemplar los detalles. Justo de frente, abrazando el Santo Cáliz, verás un impresionante retablo de alabastro realizado por el italiano Giuliano Poggibonsi, discípulo de Lorenzo Ghiberti, autor de las Puertas del Paraíso del baptisterio de Florencia. Es la antigua puerta del coro de la Catedral del siglo XV, con doce relieves de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.

Si elevas la vista, descubrirás la bóveda de crucería nervada en forma de estrella. En sus claves están los doce Apóstoles y en la central, la escena de la coronación de la Virgen en el cielo después de la Asunción.

A tu izquierda, esas enormes cadenas que cuelgan del muro, son las que cerraban el puerto de Marsella y que Alfonso V el Magnánimo se trajo en 1423 tras su paso por la ciudad provenzal. Sobre los 226 eslabones, el lienzo “Expulsión de los moriscos” del artista Vicente López.  Y al otro lado, el fresco de la Adoración de los Reyes pintado por Nicolás Florentino.

 

 

Pero la reliquia, ¿cómo es?

El Santo Cáliz se encuentra en una urna acristalada, por lo que no podrás contemplar sus pequeños detalles. Pero no vas a perderte nada, porque te los contamos aquí.

La copa que se conserva en la Capilla del Santo Cáliz de la Catedral de València consta de tres partes diferenciadas. La reliquia en sí es el vaso de ágata pulida de la parte superior. Gracias a los estudios arqueológicos realizados por el investigador Antonio Beltrán sabemos que la copa se remonta a la época comprendida entre el siglo IV antes de J. C. y el I de nuestra Era, y que fue labrada en un taller oriental de Egipto, de Siria o de la propia Palestina. Las investigaciones demuestran que el pie es un vaso egipcio o califal del siglo X u XI, añadido a la copa, hacia el siglo XII, como estimación de su excepcional importancia. Y que las perlas y piedras preciosas que lo ornamentan son posteriores y pudieron ser sobrepuestas cuando el Santo Cáliz era venerado en San Juan de la Peña.

 

Las huellas del Santo Grial en València

Hasta llegar a la Catedral, el Santo Grial recorrió o dejó huellas en algunos lugares de la ciudad que hoy puedes visitar.

 

1 . Jardines del Real. Allí se encontraba el Palacio Real, residencia del rey Alfonso El Magnánimo, quien trajo el Santo Grial por primera vez a València y lo guardó un tiempo allí.

2. Museo de Bellas Artes de València. Es la segunda pinacoteca de España tras el Museo del Prado de Madrid. Allí podrás contemplar tres obras en las que se reproduce el Santo Cáliz de la Catedral: dos ejemplares de Salvador Eucarístico de Joan de Joanes del siglo XVI y la Santa Cena de otro pintir valenciano, Joan Ribalta. El museo también custodia dos dibujos que no están expuestos al público por razones de conservación: La Última Cena de Joan de Joanes, y la Institución de la Eucaristía, de Francisco Ribalta.

3. La Iglesia y Palacio del Temple. Allí estaba una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad, por donde pasó el Grial, en dirección a la Catedral de València en 1437.

4. Museo El Patriarca. Mira las escenas en relieve de la fachada dedicadas al Santo Grial y contempla en el interior del museo el cuadro “La Última Cena” de Francisco Ribalta. Aprovecha para conocer las pinturas de Caravaggio, El Greco, Van Der Weyden, Benlliure, Ribalta o Pinazo que también se exhiben en el museo, así como el manuscrito original de la obra póstuma de Sir Thomas More.

5. Iglesia de San Martín Obispo y San Antonio Abad, con un fresco de José Vergara dedicado a la Última Cena, donde puede verse la reproducción del Santo Cáliz que se encuentra en al Catedral de València.

6. Museo del Corpus. Alberga los carros triunfales o entremeses que participan en la celebración del Corpus Christi. Estos carros, que eran conocidos popularmente con el nombre de rocas, han dado nombre a este singular Museo del Corpus más conocido como Casa de las Rocas. Una de ellas está dedicada al Santo Grial. Desfiló por vez primera en la procesión del año 2001. 

7. Calle Avellanas, 3. Casa de Sabina Suey, donde permaneció escondido el Santo Grial durante algunos días de la Guerra Civil española.

8. Catedral de València. Contempla el óleo sobre tabla del siglo XVI de Juan de Juanes “Última Cena” en la planta primera del Museo de la Catedral y aprovecha para conocer otras de las obras de uno de los pintores más importantes del Renacimiento español. Conoce otras de las reliquias que fueron propiedad de Alfonso el Magnánimo, como las espinas de la corona de Cristo y dos trozos de la cruz. Descubre además las esculturas originales de la Puerta de los Apóstoles de la Catedral, relicarios, facsímiles, tallas en madera del siglo XV y obras de otros maestros valencianos, como Vicente Masip. Recorre los tesoros de la seo valenciana y culmina tu ruta, como no podría ser de otra manera, en la Capilla del Santo Grial. 

Puedes conocer más del Santo Grial y del patrimonio artístico de algunos templos de la ciudad, como la Iglesia de san Nicolás o la de San Juan del Hospital, en la visita guiada Ruta del Grial y arte religioso que sale cada viernes a las 10:00 h. desde la oficina de turismo de la calle de la Paz, 48.

 

La Ruta del Grial, un itinerario de cultura, paisaje y naturaleza

Más allá del sentido espiritual que la ruta del Grial pueda suponer, el camino que recorrió esta reliquia es además un itinerario muy atractivo para descubrir el patrimonio, el paisaje y la naturaleza del viaje que realizó la copa más venerada del mundo.

Aunque el camino podría iniciarse desde San Juan de la Peña, en Huesca, vamos a centrarnos en 10 de los municipios valencianos por los que transcurre la ruta. Puede hacerse cómodamente a pie en 17 etapas de 12 kilómetros cada una, atravesando dos parques naturales, recorriendo vestigios romanos y medievales, participando en fiestas llenas de tradición y disfrutando de una gastronomía autóctona de kilómetro cero.

Y así, la Ruta del Grial en la Comunitat Valenciana pasa por Barracas, Jérica, Segorbe, Torres-Torres, Gilet, Sagunto, El Puig, Massamagrell, Alboraya y València. El principio y fin de la ruta están señalizados por dos esculturas del artista Antonio Peris Carbonell realizadas en acero corten. 

El recorrido permite vivir la “Entrada de Toros y Caballos” de Segorbe, una fiesta que se remonta al siglo XIV, y que está declarada de Interés Turístico Internacional. También disfrutar la experiencia de dormir en el monasterio del Santo Espíritu de Gilet, fundado en 1403, en pleno corazón de la Sierra Calderona. Puedes sentir la grandeza de la civilización romana en el Teatro de Sagunto, construido en el año 50 d.C., y en su imponente castillo fortaleza, declarado Monumento Nacional en 1931. O viajar hasta la época medieval visitando el Monasterio de Santa María del Puig o la Cartuja Ara Christi.

No dejes de visitar la iglesia de Massamagrell, conocida como la “Catedral de l’Horta Nord”, y el Convento de los Capuchinos, del siglo XV, que alberga una biblioteca con numerosos incunables.  

Activa tu cuerpo y tu mente paseando por los senderos de los dos parques naturales que encontrarás en la Ruta: la Sierra Calderona y la Sierra de Espadán. Repón fuerzas con la variada gastronomía de estas dos sierras y pásate por la Cooperativa de Viver para probar o llevarte a casa uno de los mejores aceites de oliva virgen extra de España.

Hay infinidad de monumentos, visitas guiadas y parajes en esta ruta. Descúbrelos todos aquí

 

6 curiosidades que deberías conocer sobre el Santo Cáliz

1. El cáliz ha sobrevivido a una caída accidental que sufrió el Viernes Santo de 1744, salió ileso de la Guerra de la Independencia trasladándose desde València a Alicante, Ibiza y Palma de Mallorca. También se salvó de la profanación de la Catedral durante la Guerra Civil, gracias a una familia que lo tuvo escondido primero en su vivienda de la calle Avellanas de València y después en Carlet hasta que acabó la contienda.

2. El Santo Cáliz solo sale dos veces al año de su capilla para ser trasladado procesionalmente al Altar Mayor de la Catedral. La primera es el día de Jueves Santo, con motivo de la Misa “In coena Domini”; la segunda, el último jueves del mes de octubre, para la celebración de la misa de la Fiesta Anual del Santo Cáliz.

3. Pero si no tienes la oportunidad de verlo en esos dos momentos en directo, visita el Centro de Artesanía de la Comunidad Valenciana para contemplar de cerca la réplica del Santo Grial realizada por los expertos orfebres Piro.

4.  Sólo siete lugares del mundo celebran un Año Jubilar a perpetuidad: ValènciA Santiago de Compostela, Camaleño (Cantabria), Urda (Toledo), Caravaca de la Cruz (Murcia), Roma y Jerusalén.

5. ¿Cómo suena el Santo Grial? Pues lo puedes saber en el disco El Grial del grupo especializado en música antigua Capella de Ministrers. Se trata de una recopilación de canciones de cruzadas, los cantos de centros de peregrinación, el reflejo de la literatura medieval en la música y el simbolismo emblemático que adquirió con Alfonso el Magnánimo. Capella de Ministrers recopila en este disco música y poesía de la Edad Media en torno a Chrétien de Troyes, Robert de Boron, Wolfram von Eschenbach y Hélinand de Froidmont.

6. Nuestro cáliz también da nombre a un sombrero. Es el modelo Grial disponible en el local de Sombreros Albero en la calle Xàtiva, 21 o en su tienda online. Está inspirado en el sombrero Fedora que lucía Indiana Jones en su última cruzada.