Vive historias ocultas en las visitas guiadas de Bombas Gens

Categoria: exposición.

Bombas Gens

ZONA: Alrededores

Una bodega medieval, un refugio antibombas, salas de arte y un jardín mediterráneo, todo en el mismo lugar. Pocas experiencias te ofrecen tanta historia como las visitas guiadas en la antigua fábrica de Bombas Gens.

Estas se realizan los sábados y domingos en tres horarios: 11:30 h, 12:30 h y 17 h Cada recorrido dura unos 50 minutos, pero además el visitante puede quedarse para disfrutar de las exposiciones e instalaciones artísticas.

El precio de la visita guiada es de 8 euros por persona y el aforo es de 20 personas por grupo.

Las entradas se pueden comprar en la taquilla de Bombas Gens, ubicada en València (Av. de Burjassot, 54) o directamente aquí

Información de interés

  • Correo

    reservas@bombasgens.com

Contenido de la visita guiada

Un refugio de la Guerra Civil

La fábrica fue incautada y pasó a producir munición en forma de bombas de mortero y granadas. Se convirtió pues, en un objetivo militar por parte de los sublevados y los bombardeos de la aviación italiana que tuvieron lugar en la ciudad de Valencia, sobre todo, entre 1937 y 1938. Es precisamente en ese momento cuando se construye este refugio antiaéreo de tipo fabril.

Una bodega medieval

Para hablar de esta bodega tenemos que nombrar la antigua alquería de Comeig bajo la que se encontraba. Este tipo de alquerías que jalonaban los antiguos caminos de la huerta de Marxalenes, fueron testigos del desarrollo industrial y del crecimiento de la ciudad. La bodega subterránea, está datada en una reforma realizada en la alquería en torno al año 1500 y se concibió como un espacio para la producción y almacenamiento de vino. En la planta baja de la alquería estaba situado el lagar, del que se ha recuperado una balsa circular para el pisado de la uva. Debajo de esta, se construyó la bodega fácilmente apreciable bajo la bóveda que apareció tras las excavaciones.

Un conjunto histórico y un completo jardín

Diseñado por Gustavo Marina, el jardín se considera un espacio de arte más dentro del conjunto. Ubicado en el patio trasero de la fábrica se concibe como el final del recorrido museístico, un lugar íntimo de reflexión y descanso necesarios donde asimilar lo visto en el interior.

Está relacionado con dos movimientos artísticos: el Romanticismo-Modernismo propio del edificio y en el grupo Site (Sculpture in the environnement, cuyo lema es que arte y arquitectura se nutren el uno al otro) de los años 70 y en cuanto a la paleta vegetal, inspirado en Alfonse Mucha (las 4 estaciones), versión mediterránea.

Se trata de un jardín vivaz, alegre, colorido cuya composición de arbolado y arbustos crea tensiones y dramatismo. El arbolado es de tres tipos: cítrico (naranjo, limonero), exótico (jacaranda, ficus, árbol de Júpiter) y de secano valenciano (algarrobo, olivo, granado). El jardín presenta un pavimento de adoquines vistos continuo y adaptable, semejante al del conjunto arquitectónico. Los bancos están realizados con sillares reutilizados de la antigua fábrica. No te pierdas la obra SiteSpecific “A través” de Cristina Iglesias, que representa dos acequias curvas en referencia al río Turia, en cuyo fondo se han esculpido unas raíces entrelazadas de bajorrelieves de bronce.