Ruta de la Seda

Ruta de la Seda en València

Desde 2015, València forma parte de los programas de la UNESCO y de la Organización Mundial del Turismo para poner en valor la Ruta de la Seda, un concepto acuñado por un geógrafo alemán en 1877 para identificar una serie de itinerarios comerciales de mercaderías como la seda, la cerámica o las especias desde China hacia Europa. 

En el barrio valenciano de Velluters (que significa terciopeleros) se concentraban a finales del siglo XVIII cerca de 5.000 telares para confeccionar seda. Hoy en día, todavía conserva su sabor de antaño con grandes casonas, como el Palacio de Tamarit, y calles laberínticas que permiten entender la relevancia de esta industria entre los siglos XV y XVIII en València. Es en este barrio donde se encuentra el Colegio del Arte Mayor de la Seda, establecido en 1686 y que hoy alberga el Museo de la Seda. Edificio de estilo barroco, custodia el mayor archivo gremial de Europa, una buena colección de telas en seda y telares del siglo XVIII que pueden verse en funcionamiento. Es el lugar por el que comenzar la Ruta de la Seda de València, un recorrido con varias paradas que desvela el valioso legado histórico,  arquitectónico y artístico que dejó el  comercio de la seda en la ciudad.
Fue la expansión del islam en el Mediterráneo la que introdujo la seda en la Península Ibérica en el Siglo VIII.  Pronto el comercio de este material se convirtió en la principal fuente económica de la ciudad, lo que generó una intensa actividad de transacciones que favorecieron la construcción del edificio gótico civil más relevante de la ciudad en 1483, la Lonja de la Seda, hoy punto neurálgico de la ruta. Fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en 1996 y consta de cuatro partes visitables: el Salón Columnario, donde se hacían las negociaciones, el Consulado del Mar, el Salón Principal y el Patio de los Naranjos.

El Museo Nacional de Cerámica sería la siguiente parada donde encontrar preciadas mercaderías, así como la más importante colección de cerámica en España y el mejor ejemplo de arquitectura barroca en nuestro país.

En otro singular palacio de la ciudad, el de Malferit, donde se ubica el Museo L’Íber de Soldaditos de Plomo, sigue el recorrido. Allí, una sala completa destinada a la Ruta de la Seda aguarda al visitante entre patios y salas de estilo gótico.

Otros vestigios de la ruta pueden encontrarse en las pinturas expuestas en el Museo de Bellas Artes y El Patriarca, con personajes que visten lujosos tejidos de seda y en la indumentaria religiosa que se exhibe en el Museo de la Catedral. La indumentaria tradicional valenciana, que ha pervivido gracias a la fiesta por antonomasia de la ciudad, Las Fallas, es igualmente herencia viva de la industria sedera valenciana y puede verse en numerosos comercios de València.

Descubre los hilos ocultos de la Ruta de la Seda en Valencia. Un paseo a pie el por el barrio de velluters, el Museo de la Seda, La lonja de la Seda (Patrimonio de la humanidad por la UNESCO) y las tiendas de indumentaria típica valenciana.

Esta ruta, tiene una duración aproximadamente de 2 horas entrando en el interior de sus edificios y comienza en la Lonja de la Seda y finaliza en la zona de tiendas de indumentaria valenciana.

TIPO DE RUTA: A pie

DURACIÓN APROX: 2 horas entrando en el interior de sus edificios.

 

 

Información de Interés: 

RUTA
 

1. La Lonja de la seda
2. Museo de la Seda de València
3. Palacio de Tamarit
4. Centro de Artesanía de la Comunidad Valenciana
5. Tiendas de indumentaria fallera

descubre_la_ruta_de_la_seda_en_valencia