Pasear por València

Pasea sin prisas, redescubre y enamórate de València

Las mejores rutas a pie para pasear por València

“El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos”… Es uno de los reencuentros más míticos de la historia del cine, Casablanca. Así queremos que sea tu vuelta a València, de las que hacen historia. Te esperan jardines infinitos, soleadas plazas con terrazas, mediterráneas callejuelas, grandes avenidas, largas playas de arena, fachadas góticas, barrocas y modernistas, espacios abiertos de lo más futurista y mil pequeños detalles que, a veces, por las prisas pasan desapercibidos a nuestros ojos…  València está en Modo ON, ¿a qué esperas para volver a pisar su historia? ¿o la playa? ¿o el verde de sus jardines? Ponte calzado cómodo y prepárate para redescubrirla caminando barrio a barrio, porque… “siempre nos quedará València”.   

 

Para facilitar las visitas aquí tienes una guía de las zonas más destacadas de la ciudad, organizada en torno a 5 áreas para que planifiques tu tiempo y disfrutes del paseo.

Consulta el plano para que tu experiencia sea completa.

 

 

1. Centro Histórico: 2.000 años al alcance de tus ojos

 

 

Tanto si has paseado mil veces por él como si lo pisas por primera vez, hay tanto patrimonio cultural en el centro de València que te sorprenderá, y gran parte está en sus calles y en el exterior de sus edificios, esperando a que repares en él. Es uno de los centros históricos más grandes de Europa. Cuenta con edificios tan bellos como La Lonja de la Seda, un tesoro del gótico civil por dentro y por fuera. ¿Has parado alguna vez a contemplar sus gárgolas? Son personajes en posturas ‘curiosas’, ¡detente, que te sorprenderán!

Justo enfrente, desde otra arquitectura imponente, la del modernista Mercado Central, hay dos figuras que bien podrían conversar con sus vecinas gárgolas. La cúpula, que alcanza 30 metros de altura, está coronada por una veleta en forma de cotorra y en otra de ellas hay otra en forma de pez. Cuentan que la primera tiene un pretendiente a quien ignora. El Pardalot (Pajarote) mira hacia ella desde la cercana Iglesia de los Santos Juanes, mientras la cotorra se mueve con los vientos mirando a todas direcciones.

Por su parte, la construcción de las entradas a la Catedral de València permite ver tres diferentes estilos sin tan siquiera entrar en ella. La Puerta de l’Almoina, románica, la de los Apóstoles, que es gótica, y la de los Hierros, barroca. ¡Todo un viaje por la Historia del Arte con solo darle la vuelta a esta iglesia! En la de los apóstoles se celebra cada semana el Tribunal de las Aguas y en la románica hay esculpidas 14 cabezas sobre los arcos. ¿Quiénes son? Siete parejas que vinieron a poblar València desde Lleida tras la reconquista de la ciudad, con sus respectivos nombres impresos en la piedra.  

Otro punto interesante del paseo es la plaza de la Virgen, donde hay que detenerse a contemplar la Fuente, todo un icono de la ciudad. ¿Sabías que la figura del barón representa al Río Turia? Sí, no es Neptuno, y las mujeres que lo rodean son las ocho acequias del Turia: Rovella, Rascanya, Favara, Quart, Tormos, Benager, Faitanar, Mislata y Mestalla, con nombres de origen árabe. València, la huerta y el agua, siempre al mismo compás.

Éstos son solo algunos puntos en los que detenerse, pero hay muchos más. Las Torres de Serranos, que en un tiempo fueron cárcel, y las de Quart; la Plaza Redonda, el barrio del Carmen o la plaza de la Almoina, sobre el antiguo foro romano, son lugares de los que te enamorarás. El listado es casi interminable…

 

DESCUBRE EL CENTRO HISTÓRICO

 

 

2. Jardín del Turia: 9 kilómetros verdes, frondosos y futuristas

Esta zona amplia y ajardinada también hará que te enamores de València y de sus tonos verdes. Ideal para recorrerla a pie o en bicicleta. El Jardín del Turia, espacio ganado para la ciudad tras el desvío del Turia por las riadas, es el mejor lugar para el ocio, el deporte, el esparcimiento y para tranquilos paseos a cualquier hora del día. Con vegetación típica de la zona, palmeras, naranjos, moreras, rosales, plantas aromáticas, estanques y fuentes, está además coronado por 18 puentes de diferentes estilos desde la zona del Parque de Cabecera hasta las proximidades del mar: el Puente del 9 de Octubre (S. XX), el de Campanar (S. XX), el de Ademúz (S. XX), el de las Artes (S. XX), el de San José (S. XVII), el de Serranos (S. XVI), el de Madera (S. XXI), el de la Trinidad (S.XV), el del Real (S. XVI), el de la Exposición (S. XXI), el de las Flores (XXI);  el del Mar (XVI) el de Aragón (XX), el del Ángel Custodio (S. XX), el de Reino (S. XX), el de Monteolivete (S. XXI); el de l’Assut d’Or (XXI) y el de Astilleros (S.XX). Merece la pena parar a contemplar estas pasarelas, que son todo un símbolo, la comunicación, antiguas vías para el comercio y las personas y reflejo hoy del pasado y presente. En este recorrido andarás bajo construcciones que van del siglo XV al XXI.

Este viaje en el tiempo te dejará en el futuro. Una ciudad que sirvió de escenario a Disney para rodar Tomorrowland y que, la mires por donde la mires, tiene una buena instantánea.  En la Ciutat de les Arts i les Ciències, además de ver los imponentes edificios de l’Hemisfèric, Palau de les Arts, Museu de les Ciències, el Ágora y l’Oceanogràfic, hay numerosas sendas para contemplar flora autóctona, o también es agradable subir a l’Umbracle, un mirador de más de 17.000 metros, con zona expositiva al aire libre, que permite contemplar una estupenda panorámica del complejo completo.

En el Jardín del Turia toparás con otros puntos interesantes, como el Palau de la Música y el Paseo de la Alameda, en una de sus orillas, una avenida gigantesca con ficus centenarios, terrazas y restaurantes, muy próxima a los Jardines de Viveros y Monforte, espacios al aire libre donde respirar y desconectar, en un ambiente plagado de romanticismo.

 

DESCUBRE LA ALAMEDA, CIUTAT DE LES ARTS Y OCEANOGRÀFIC

 

 

3. Respira y disfruta de su luz, estás en el Mediterráneo

A veces, el estrés nos hace olvidarlo, pero para un buen paseo solo hace falta un buen entorno y este es de cuadro. Amplios espacios para caminar, largas playas de arena amarilla, establecimientos con inmensas terrazas y todo el encanto de las callejuelas de los antiguos barrios de pescadores. Entramos en la zona de la ciudad en la que Sorolla pintó escenas al aire libre, bajo una luz redentora, de niños jugando en tranquilas aguas azules y mujeres caminando con blancas sombrillas y trajes de lino. El entorno ha cambiado desde entonces, pero no la luz y el Mediterráneo, ¿qué más necesitas para un buen paseo?

Pues todavía hay más, antes de llegar a la playa de la Malvarrosa está la Marina de València, una zona ideal para andar, patinar o montar en bici, por sus amplias explanadas y zonas ajardinadas, En ella, destaca el edificio Veles e Vents, que recibe el nombre de un poema del escritor valenciano Ausiàs March. Fue ideado por David Chipperfield y Fermín Vázquez para acoger los invitados de la America’s Cup, su diseño es espectacular y es un buen lugar para tomar una vista panorámica de la dársena.

A continuación, la playa de la Malvarrosa y el paseo de Neptuno con sus alegres terrazas; y a sus espaldas el barrio de moda, el Cabanyal. Un lugar que conserva todo el encanto de tiempos antiguos con callejuelas repletas de construcciones del modernismo popular. Alegres casas de dos alturas con fachadas de cerámica de los colores típicos de la época, el azul, el blanco y el verde. 

Esta zona es extensa y el paseo puede alargarse por la playa de la Patacona. Habitualmente todo este recorrido ofrece una gran oferta de ocio y restauración, así como diversas actividades náuticas. Un baño en la playa, un paseo en bicicleta, degustar la auténtica paella valenciana o disfrutar del ambiente de las terrazas junto al mar siempre es un buen complemento para el paseo.

 

DESCUBRE MARINA, LAS PLAYAS Y EL BARRIO DEL CABAÑAL

 

 

 

4. Un paseo cosmopolita por el modernismo valenciano   

 

 

Si ya has recorrido el centro histórico, la ruta del modernismo cuenta también con muchos lugares recomendables. Con anchas aceras y plagado de edificios señoriales y palacios modernistas, la zona del Ensanche es otro lugar idóneo para el paseo y para hacer un alto en el camino en alguna de sus terrazas. Contemplar las fachadas de calles como Don Juan de Austria, Sorní, Cirilo Amorós o Conde Salvatierra son suficiente para deleitar la vista, pero es que además en esta zona hay otras construcciones más monumentales que arquitectónicamente también llaman mucho la atención solo con verlas por fuera. Son la Estación del Norte, con sus mosaicos modernistas; la plaza del Ayuntamiento, ahora peatonal; la fachada barroca del Palacio del Marqués de Dos Aguas, con las figuras del Río Turia y el Júcar a ambos lados de la entrada; el también modernista Mercado de Colón, con el animado ambiente que lo rodea; o la Plaza del Patriarca y la calle de la Paz, que es una de las vías que más edificios modernistas conserva.

Al otro lado de la Gran Vía te espera Ruzafa. Un bullicioso barrio también de amplias aceras, que muchos conocen como el ‘soho’ valenciano, con mucha vida en torno a su mercado y palacetes modernistas, ha atraído en los últimos años gran número de restaurantes y bares.

A tan solo un salto de aquí, puedes encontrar el Parque Central, un jardín de más de 100.000 metros cuadrados que ha ganado terreno a las antiguas vías del tren y hoy acoge más de 1.000 árboles, estanques, zonas de juego y antiguas naves industriales restauradas. Un espacio muy recomendable para un tranquilo paseo.

 

DESCUBRE ENSANCHE Y RUZAFA

 

5. Otro lujo de parque verde al oeste de la ciudad

 

Siguiendo el Jardín del Turia hacia el oeste, en el extremo opuesto a la Ciutat de les Arts les Ciències, se encuentra otro de los mejores lugares para pasear de la ciudad, el Parque de Cabecera. Desde él se accede a Bioparc, un trozo de África incrustado en una urbe del siglo XXI como es València. El Parque que abraza este parque, el de Cabecera, contrasta igualmente con el bullicio de una gran ciudad. Amplios jardines y arboledas, sendas para caminar y montar en bici o un estanque con barcas rodeado de flora autóctona. Es perfecto para relajarse. Escápate a descubrirlo.  

 

DESCUBRE BIOPARC Y PARQUE DE CABECERA

Información de Interés: