Turismo y Ciudad

Las concepciones más avanzadas de la gestión turística definen el diseño de los destinos a través del término Smart, lo que implica, más allá del uso del conocimiento y las nuevas tecnologías, generar políticas y regulaciones inteligentes porque incorporan y velan por la sostenibilidad, por ser inclusivas, accesibles, por ser participativas y trasparentes y por incluir al ciudadano en el diseño del modelo para que no sólo sea consciente de los beneficios que el turismo aporta a la ciudad, sino que participe y aporte su visión.

Todo ello, que se convierte en una filosofía de trabajo, se engloba en un sencillo término: Turismo y Ciudad. Una concepción de la gestión turística que busca la conexión óptima entre esta actividad económica con el territorio en el que tiene lugar. Una conexión que debe ser bidireccional y en mutuo beneficio.

La colaboración entre todas las Administraciones ha de ser permanente y cada vez mayor, para sumar recursos y esfuerzos, generar sinergias y evitar solapamientos, trabajando en normativas, estrategias y objetivos comunes, complementarios, creando instrumentos que promuevan al mismo tiempo la participación del conjunto de agentes económicos privados y sociales del destino. Turismo y Ciudad impulsa esta colaboración y vela porque está dinámica sea real, más allá de su verbalización.

La transformación a la que se hace referencia comienza en la propia Fundación. La apuesta que se ha iniciado por una gestión en torno a programas de productos sienta en la misma mesa toda la oferta, tanto pública como privada, para la toma de decisiones y el diseño de las acciones de promoción en torno a los productos en los que la ciudad destaca: cultura, MICE, gastronomía, deportes, compras o salud, entre otros. Un modelo de participación en el que las empresas adquieren un claro protagonismo en la gestión del marketing del destino y contribuyen no sólo a definir las grandes líneas de trabajo sino también a crear acciones específicas adaptadas a su realidad de negocio. Todo ello desde una nueva relación de asociación a la Fundación, flexible y ajustada a sus necesidades.

El ciudadano, por otro lado, es parte inseparable de la ciudad como territorio y debe ser partícipe y conocedor de una actividad que se traduce en el uso de sus calles, de los comercios que frecuenta, de sus restaurantes preferidos, de los alojamientos próximos a sus propias viviendas, de su patrimonio. Una implicación que busca ir mucho más allá del conocimiento pasivo, y que tiene como fin último que éste sea el primer prescriptor de su ciudad, identidad, valores culturales, de convivencia y de su oferta de ocio.

Turismo y Ciudad no puede terminar de definirse sin hablar de sostenibilidad y accesibilidad. Siguiendo el Plan estratégico, apostar por un modelo turístico inteligente para València es planear una estrategia volcada en la sostenibilidad y la accesibilidad universal del destino. En el entorno actual, y ante los retos de futuro que se pronostican (incremento sostenido de la demanda, impacto medioambiental de la industria turística, saturación de espacios urbanos, congestión de movilidad, etc.) la competitividad de València como destino turístico (y, por tanto, su sostenibilidad y rentabilidad económica), requiere ineludiblemente abordar dichos aspectos.

La accesibilidad significa crear un destino para todos, sin barreras físicas o mentales, y con el objetivo de que Valencia sea considerada como una de las ciudades con más facilidades e inclusivas para todo tipo de visitantes.

La sostenibilidad es hoy en día el parámetro más importante para que el turismo sea una actividad que contribuya a mejorar el medio ambiente, los valores culturales y sociales de Valencia, y a una distribución más racional de beneficios y aportaciones entre todos los que participan en él. La sostenibilidad debe ser económica, medioambiental y social.

València ya forma parte de diferentes proyectos europeos cuyo trasfondo son fomentar y preservar actitudes sostenibles. Proyectos que llevan consigo fondos comunitarios que permiten aumentar su impacto y envergadura. A través de la Fundación, en sus planes de actuación anuales, está llevando a cabo la participación de la ciudad en ellos, para avanzar a cuotas más punteras de sostenibilidad y accesibilidad de destinos urbanos.