Musiques, sports et gastronomies vous attendent à la Marina de Valencia !

Sabor, acción y ritmo en la Marina de Valencia

Public date: 
Miércoles 02 Mayo 2018

La Marina de Valencia lo ha visto todo. Mega-yates de lujo amarrados en sus aguas para ver desde ellos la America’s Cup. Los mejores pilotos de Formula 1 compitiendo en su circuito. Barcas de pescadores descargando el marisco más fresco y grandes cruceros que traen a turistas de todo el mundo. Y, ahora también, miles de visitantes que acuden a disfrutar de su excelente oferta de ocio y gastronomía. ¡La Marina lo tiene todo!

Veles e Vents es un buen lugar por donde empezar. En el singular edificio blanco de David Chipperfield que domina la Marina se puede disfrutar de la alta cocina de La Sucursal, los deliciosos arroces de La Marítima o unas cervezas y tapas en Malabar. Su terraza acoge eventos como Jazz & Cooking (12 y 13 de mayo), combinando showcooking y música, y en el espacio Amstel Art se pueden ver exposiciones y actos culturales.

La oferta gastronómica se extiende por todo el muelle, con una variedad de establecimientos donde disfrutar de la mejor cocina, así como del sol y la brisa marina. Panorama, por ejemplo, ofrece una de las mejores terrazas de Valencia, con vistas panorámicas de la costa. En el canal marítimo, la taberna Destino Puerto y el restaurante Dos Lunas Beach ofrecen el pescado más fresco de la lonja, y Vlue Arribar se especializa en paellas y fideuás. Todos ellos son igualmente ideales para relajarse con unas copas entre amigos, de día o de noche.

En los meses más cálidos de primavera y verano, es al atardecer y por la noche cuando la Marina de Valencia ofrece el mejor ambiente. Relájate con música chill-out en la terraza de Blue Marina & The Roof o adéntrate en el mar (literalmente) y disfruta de los mejores DJs en la plataforma flotante de High Cube.

No te pierdas tampoco el Marina Beach Club, uno de los sitios más cool de Valencia. Reserva tu hamaca y tómate un coctel con los pies en la arena o en su magnífica piscina infinity. Y, después de una cena con vistas a la playa de la Malvarrosa, prepárate para bailar hasta bien entrada la noche con música en directo en el Club.

La Marina de Valencia también tiene espacios molones para los más pequeños, como el Rincón de los Bajitos. Es una mezcla de chiringuito y parque infantil junto a la playa, donde pueden lanzarse en tirolinas, patinar y columpiarse (en columpios separados por edades para que no haya riñas), o tomarse un refresco para recuperar energías.

Para los más energéticos, jóvenes y mayores, hay también un sinfín de actividades náuticas. Alquila una moto de agua en Jetski Valencia o apúntate a clases de piragüismo, vela, buceo o pesca deportiva. Y empresas como Boramar y Mundo Marino ofrecen salidas en yate y catamarán – una forma algo más relajada de disfrutar del mar. Hay paseos con vino y mejillones, puestas de sol con cava y ostras o excursiones para bañarse en alta mar. 

¿Prefieres actividades en tierra firme? La Marina de Valencia es un sitio ideal para salir a correr o pasear en bici. Y el Tinglado Nº 2, que ofrece un espacio abierto pero a la sombra, es el favorito de los patinadores. 

Si todo esto no fuese suficiente para tentarte, tienes también la oferta de exposiciones, conciertos y otros eventos en los meses de primavera y verano. Todos los fines de semana en mayo y junio, por ejemplo, puedes disfrutar de conciertos en la Pérgola modernista del puerto. También hay preparada una gran verbena, además de mercadillos y actividades infantiles, para celebrar el Solsticio de Verano (24 de junio). 

¿Quieres más? No te pierdas todos los conciertos que vienen:  en mayo, Nicky Jam el día 11 y Romeo Santos el 18.  En junio, el día 16, Fito y Fitipaldis y el  4Ever Valencia Fest, con Simple Minds, Santiago Auserón, The Cult, Jesus and Mary Chain y The Prodigy el 29 y 30 de junio. Para los amantes de la música electrónica, el festival Marenostrum el 6 y 7 de julio es cita obligada.

Música, deportes, tardeo… la oferta de la Marina de Valencia es inagotable. Pero lo mejor de todo es simplemente la oportunidad de pasear por sus muelles y disfrutar del más puro sabor a mar.