Planes para una escapada ‘de invierno’ a València

Public date: 
Miércoles 01 Enero 2020

¿’Finde’ libre a la vista? Te proponemos una ciudad en la que huele a azahar, a brisa del Mediterráneo y a paella a leña…

 

En la capital del Turia apenas hace frío, aunque estemos en invierno y casi siempre luce el sol. Andar por sus calles es una lección de historia entremezclada con modernidad, naturaleza en pleno corazón de la ciudad y mucho arte. ¿Cómo te puedes organizar para ver sus lugares imprescindibles en sólo dos días? No te preocupes, nosotros te ayudamos.

 

Antes que nada, te recomendamos descargar una guía turística para poder conocer más detalladamente restaurantes, atracciones turísticas, museos y un largo etcétera de actividades.

 

Día 1. El centro, Jardines del Turia y Ruzafa

 

La mejor forma de comenzar la ruta es el centro histórico. Coge la cámara de fotos, ponte unas buenas zapatillas y ve directo hasta el corazón del barrio de El Carmen, porque justo aquí empieza todo. Desayuna en una de las animadas cafeterías de la Plaza del Tossal y dirígete a la Iglesia de San Nicolás. ¿Sabías que está considerada como la Capilla Sixtina valenciana? En cuanto entres sabrás por qué. Descubre una de las mejores panorámicas de la ciudad desde las Torres de Serrano o el Miguelete. Continúa tu camino por la Plaza de la Virgen, con la Basílica de la Vírgen de los Desamparados y la Catedral, y prosigue hacia la Plaza de la Reina.

 

A estas alturas, habrás podido notar que, además de por sus monumentos, Valencia enamora por el encanto de sus calles… y por su gastronomía típica. ¿Una parada en Santa Catalina? Pide horchata con fartons y disfruta de un buen bocado de “terreta”. Y ahora, ha llegado el momento de conocer el Ayuntamiento, los puestecitos de flores de la plaza, el imponente edificio de Correos… ¿qué te parecería admirarlo también desde las alturas? Puedes subir al Mirador del Ateneo Mercantil y reponer fuerzas en su terraza.

 

¿Para comer? Te animamos a retroceder un poco en tu camino y disfrutar de lo lindo del local de moda de la ciudad: Convent Carmen. Música en directo, buen rollo y cervecitas al sol: no te podrás resistir. Y cuando termines… relax. Tienes justo enfrente los Jardines del Turia, antiguo cauce del río reconvertido en el pulmón de Valencia. Pasea sin prisas y fíjate en todo lo que puedes descubrir gracias a él, como el Museo de Bellas Artes o los Jardines de Viveros.

 

Para el tardeo acércate a Ruzafa, el soho valenciano. Galerías de arte, pequeñas tiendas de diseño y cafés-librería te esperan allí. Además, la oferta gastronómica es casi infinita. Es un buen lugar para acabar la primera jornada del viaje.    

 

Día 2. Ciudad de las Artes y las Ciencias y la playa

 

Si todavía no la conoces, no puedes irte de Valencia sin visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Tanto el entorno de este extremo de los Jardines del Turia, como los edificios y la oferta que la conforman son también un imprescindible de la ciudad. Descubre los secretos de la ciencia en el Museo Príncipe Felipe, la fauna marina en el Oceanogràfic, ve alguna de las películas del Hemisfèric o visita el Palau de les Arts, hay visitas guiadas al edificio, una aproximación muy interesante al mundo de la ópera que puedes contemplar si el día de tu visita no hay programación en este espacio.

 

Tras el paseo matutino puedes alquilar una bici o utilizar el transporte público para ir a la playa. Recorre el Paseo Marítimo de las playas de Las Arenas o La Malvarrosa o acércate al edificio Veles e Vents y tómate un aperitivo en alguna de las terrazas de la zona. El ambiente siempre es agradable y las temperaturas suaves seguro que te ayudan a olvidar el invierno. Retoma tu paseo con vistas al mar y dirígete al tradicional barrio de pescadores: El Cabanyal. Allí encontrarás alegres y coloridas construcciones de modernismo popular y más lugares donde disfrutar de la gastronomía valenciana.

 

Casa Carmela, en la playa de la Malvarrosa, para degustar una buena paella o Bodega Montaña, en el Cabanyal, para las tapas, son solo dos propuestas de una extensa lista… También hay locales para disfrutar de música en directo y actividades culturales, La Batisfera o La Fábrica de Hielo son algunos de ellos. ¿A que es un plan apetecible?  Seguro que te quedas con ganas de más…