• centro historico Valencia
  • orres de Serrano Valencia
  • La Lonja Valencia
  • Mercado Central Valencia

Centro histórico de Valencia: cultura, arte y alma mediterránea

Qué Hacer, Qué Ver Comentarios (4)

Uno no conoce realmente Valencia si no ha recorrido sus callejuelas del centro y paseado por su milenaria historia. El antiguo foro romano, el Santo Grial en su Catedral, el Tribunal de las Aguas, las puertas de la antigua ciudad amurallada, la Lonja de la Seda o el espectacular Mercado Central, son algunos de sus tesoros patrimoniales. Te proponemos una visita a través de siglos de historia con parada en los monumentos romanos, árabes, góticos, barrocos o modernistas que no debes perderte. Descárgate nuestro plano y ¡síguenos!

La ciudad de Valencia fue fundada en el año 138 aC por los romanos, que establecieron el foro en lo que hoy es la Plaza de la Almoina. Tras ellos, llegaron los visigodos y posteriormente los musulmanes, hasta que en 1238 Jaume I conquistó Valencia y convirtió la ciudad al cristianismo. Durante los siglos XIV al XVI Valencia vive su época más floreciente y se convierte en centro comercial de Europa y cuna de la comercialización de la seda entre el XIV y el XVIII. Todas estas circunstancias y culturas han dejado huella en la ciudad, creando un centro histórico que destaca por su extensión, es uno de los más grandes de Europa, y por su patrimonio cultural y artístico.

Un buen punto para iniciar el recorrido son las Torres de Serrano, que comenzaron a construirse en 1392 y se emplearon como punto de control para uno de los accesos más transitados de la ciudad mientras estuvo amurallada. Posteriormente sirvieron como cárcel de nobles. Las torres se mantienen en perfecto estado y ofrecen una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad, con los Jardines del Turia y la ciudad nueva de un lado y el casco antiguo a sus espaldas.

La siguiente parada, a tan sólo cinco minutos caminando, será el Museo de l’Almoina, en la Plaza del mismo nombre. En él puede contemplarse el punto a partir del cual los romanos trazaron la futura ciudad, la Valentia imperial, además de la sede episcopal visigoda o el alcázar islámico. Muy próxima a él se encuentra la Plaza de la Virgen, con la Basílica de la Virgen de los Desamparados y parte de la fachada de la Catedral. En esta plaza, a los pies de la Puerta de los Apóstoles de la Catedral, se celebra cada jueves del año el Tribunal de las Aguas, la institución jurídica más antigua de Europa, que controla el buen uso del agua para el riego. Declarado Patrimonio de la Humanidad, es un curioso acontecimiento que, si estás en la ciudad en jueves, no debes perderte.

Nuestra siguiente parada te llevará largo rato, hay mucho que ver en la Catedral. El Santo Cáliz, custodiado en la Capilla del Santo Cáliz; los frescos renacentistas de los Ángeles Músicos, las pinturas de Goya en el Museo Catedralicio o una subida la torre campanario a través de su escalera de caracol y sus 207 escalones, conocida como el Miguelete, son algunas de las joyas de esta Catedral, mezcla de estilos pero predominantemente gótica, a la que dedicamos recientemente este post.

El itinerario prosigue por la Plaza de la Reina, junto a la que se encuentran algunas de las mejores horchaterías de la ciudad, por si quieres hacer un alto en el camino. Desde aquí, a tan solo un paso encontrarás la Iglesia de Santa Catalina y la Plaza Redonda, una curiosa construcción, rehabilitada hace un par de años, con comercios de artesanía, también recomendable para el paseo.

Tras estas visitas, llega otro de los puntos fuertes del recorrido, al que también se accede rápidamente andando desde la Plaza Redonda: la Lonja. Es uno de los más destacados edificios del gótico civil, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Construido por Pere Comte en el siglo XV, fue concebida para albergar el comercio de la seda. Los mercaderes negociaban en su majestuoso salón de contrataciones o “columnario”.

Y frente a ella, nuestro Mercado Central, una gigantesca despensa de arquitectura modernista, que contiene todos los productos frescos de la huerta y el sabor y olor del Mediterráneo en su interior. También altamente recomendable y el mejor broche para este recorrido. Aunque si te quedan fuerzas, aún hay mucho que ver en el centro de Valencia. Puedes seguir con una parada en el Museo Nacional de Cerámica, con la espectacular fachada barroca del Palacio del Marqués de Dos Aguas que lo acoge, algún otro o la Iglesia del Patriarca; o algo de modernismo en el Eixample, pero esto será ya objeto de un nuevo post en nuestro blog.

Amplía la información del recorrido: monumentos y museos en el centro histórico de Valencia.

» Qué Hacer, Qué Ver » Centro histórico de Valencia: cultura,...
En 15 octubre, 2014
Por
, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Responses to Centro histórico de Valencia: cultura, arte y alma mediterránea

  1. Juanita Arcos dice:

    Me encanta Valencia, un gran post y tenemos que resaltar que no sólo es una ciudad de sol y playa

  2. Bookea dice:

    Hemos estado hace unas semanas en Valencia y lo que más nos impresionó fue la cantidad de mercados que tiene rehabilitados como centros comerciales o simplemente para ir de tapas. El mercado de Ruzafa nos encantó. Un saludo!

  3. helene dice:

    C’est sur en 2016 je cours à VAlencia !

  4. Felicidades por el post!! Valencia tiene mucho potencial!

Responder a Juanita Arcos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »